Puertas

Cómo evitar los robos de casas en invierno

Empecemos por una estadística comprobada: la mayoría de los robos en viviendas en España ocurren entre noviembre y enero. La segunda más temporada más “caliente” es el verano, especialmente en las vacaciones de agosto.

Ambos hechos no son nuevos, ni son exclusivos de España, pues los robos invernales son comunes en todo el hemisferio. Las noches frías y largas son un factor importante, pero acá existen además razones culturales de peso.

La llegada del invierno coincide con las celebraciones familiares de navidad y de fin de año. Es una época de alegría y celebración en la que las familias viajan para reunirse. Esto provoca un gran número de viviendas desocupadas, lo que favorece los delitos contra la propiedad.

A medida que se acerca el fin de año, es importante que sepas lo que puedes hacer para protegerte. Así, no te convertirás en objetivo de las bandas de ladrones que están buscando una víctima fácil.

Cómo evitar los robos de casas en invierno

Protegiendo las ventanas de casa

Es una costumbre dejar las luces encendidas para indicar a los posibles intrusos que la casa está ocupada. Pero debes tener cuidado con el lugar donde dejas las luces encendidas, ya que puedes hacer que tus objetos de valor sean aún más visibles para posibles ladrones.

Si dejas las luces encendidas asegúrate de que las cortinas, persianas o contraventanas estén cerradas. Así los posibles ladrones no tendrán una visión directa de tus objetos de valor y de la distribución de tu casa (ni podrán confirmar que no estás en casa).

Vigila tus redes sociales

Si un ladrón sabe tu nombre, por ejemplo, a través de un recibo enviado por correo o cualquier otro método, puede encontrarte fácilmente en redes sociales. Esto es potencialmente peligroso, dependiendo de tu comportamiento en las mismas.

Si utilizas tus redes sociales para compartir actualizaciones o fotos de vacaciones, quizás estés dando señales claras de que no estás en casa, y que no volverás pronto. Esto les dará confianza para “trabajar” sin ser molestados.

Una alarma monitoreada es recomendable

Si tienes un sistema de alarma contra intrusos asegúrate de que funciona correctamente. Si la casa estará sola durante una larga temporada son recomendables los sistemas monitoreados, de este modo podrás contar con que cualquier situación será atendida por la autoridad.

Revisa el funcionamiento de los sensores y actualiza los códigos de la alarma con frecuencia. Si el código de la alarma tiene unos pocos dígitos, limpia la pantalla o el teclado antes de salir. La suciedad de los dedos puede delatarlo fácilmente.

Instala otra cerradura en tu puerta

Una sola cerradura en la puerta ya no es suficiente. Instala además un cerrojo o incluso una cerradura invisible. Esto puede dar unos minutos extra de protección y hacer que el ladrón desista y busque un objetivo más fácil.

Mantén un control de las copias de las llaves, y realiza los mantenimientos periódicos de tus sistemas de seguridad.

No dejes tu casa sola durante demasiado tiempo

Los ladrones tienen estrategias para saber si has usado las llaves recientemente, así que es mejor no dejar la casa completamente sola. Si te tomarás unas largas vacaciones, pide a un familiar o a un vecino de confianza que visite la casa al menos dos veces por semana.

No dejes nunca una copia de las llaves fuera de casa, porque no hay ningún escondite infalible. Un vecino o pariente cercano es una mejor opción para guardar un duplicado.

error: Content is protected !!